Misas

Misas

jueves, 16 de abril de 2015

HABEMUS CANONIGUM!

Pues sí, Este II Domingo de Pascua ha amanecido con un sol esplendoroso, como adelantándose a las alegrías que íbamos a vivir. Hemos esperado con ilusión y esperanza este día de la toma de posesión de Matías como nuevo canónigo de la S.I.B.  (Santa Iglesia Basílica) Catedral de Salamanca. Es el cargo de más alta dignidad dentro de la iglesia de los compañeros con los que hemos compartido  nuestra formación, a excepción, claro está, de don Julio Parrilla, Obispo en tierras latinoamericanas.

La Gaceta de Salamanca, único periódico de papel de la ciudad, se hacía eco desde sus páginas de la toma de posesión de Matías, sacerdote diocesano, como canónigo de la Catedral de Salamanca tras la misa capitular en la Catedral Nueva.

Lo que escribo lo hago desde mi propia perspectiva, desde mi propia mirada y por eso resalto lo que a mí me gustó más o me llegó más al alma. Es por tanto una visión subjetiva, parcial e incompleta de lo que vivimos ayer por la mañana. No obstante intentaré ser  lo más objetivo posible.

La misa y ceremonia posterior se celebraron en el recinto cerrado y reservado junto al altar mayor y el coro de la catedral. Las invitadas e invitados iban apareciendo con sus mejores galas y reflejando todos en sus caras una  gran sonrisa. Las personas de nuestro grupo y asociados que pudimos asistir  fueron los siguientes: Fernando Domenech (que fue uno de los concelebrantes);Fernando Mateos; Mariano Martín Procopio con Pura Reyes, su esposa, y su hija; Miguel Reyes y Muski con sus hijos, Eneko y también su hija (por cierto embarazadísima); José Luis García y Ángela; Germán Payo con Susan, su esposa;Jesús Dorado y esposa;  Sergio García Becerra y su hermano, Jose; Celso Redero, Fidel Iglesias y Modesto Berciano.  Que las mujeres de mis amigos fueran elegantes y bellas no me parece raro, pero nunca había visto yo a tantos compañeros con traje y corbata, bueno a todos con traje y corbata menos a Germán Payo, que iba sin corbata y con una trenca roja, como corresponde a alguien que no es muy amigo de estas convenciones sociales y además está más cómodo entre riscos y canchales que embutido en un traje. Y por cierto, que todos nos quejamos de la rasca que hacía en la catedral, supongo que Germán fue el que estuvo más cómodo.

Entre los más de doscientos asistentes se encontraban representantes de las parroquias de Fátima (anterior destino), de su parroquia actual de Nuestra Señora de Lourdes, de la J.E.C. (Juventud Estudiante Católica) de la que Matías es Consiliario, de la Residencia de enfermos de Alzheimer, de la de Fidalgo Morales ... Seguro que no cito a representantes de otras organizaciones con las que Matías ha trabajado o tiene una relación actualmente.

Concelebraron unos ocho o diez sacerdotes acompañados de un diácono y varios acólitos (entre ellos una mujer, cosa rara por estos pagos). Además había un acólito de color, de la Orden de Marianhill (misioneros en países de África, sobre todo y cuya residencia de teólogos está junto a Fátima y que colaboran tanto con Fátima como con Lourdes) Además había varios religiosos  "Legionarios de Cristo" con su elegante y riguroso traje a los que también pastorea Matías pues su Edificio de Formación está cercano del área de influencia de Nuestra Señora de Lourdes. Presidió la Misa don Casimiro Muñoz, canónigo archivero y vicario judicial de la diócesis y además secretario capitular. Es además el padrino de Matías en esta nueva dignidad.

La misa fue "comm' il faut", es decir, cantada,  con mucho boato y solemnidad, con el turiferario moviendo su incensario y expandiendo el perfume del incienso  a diestro y siniestro. La música de los buenos órganos barrocos resonaba con  contundencia y buen gusto, aunque en ocasiones el organista se las veía y se las deseaba para adivinar la tonalidad en la que el oficiante iniciaba a capella  una parte cantada que los feligreses debíamos responder en el mismo tono. Pero casi siempre la intuía con mucho oficio, lo que para mí siempre ha denotado un excelente oído musical. Las canciones que cantamos las teníamos en un programa de mano. y nos retrotrayeron a nuestros años juveniles: Lucien Deiss, Palazón, el famoso  "Regina caeli laetare alleluia..."

La homilía fue corta, como correspondía a una ceremonia tan larga, pero bien estructurada e instructiva. Felicitó a Matías y explicó en breves frases los compromisos establecidos por la nueva función de canónigo.

Finalizada la misa los oficiantes, en solemne procesión se dirigieron a la sacristía para revestir a Matías con sus nuevos hábitos de canónigo, hacer una profesión de fe y un juramento de guardar el secreto de las deliberaciones que adopten en el cabildo catedralicio.

Esperando el regreso de Matías revestido ya con su nuevo atuendo los feligreses nos fuimos acercando e introduciendo en el coro mientras  don Luis Dalda Gerona, catedrático de Órgano y Director del Conservatorio Superior de Música de Salamanca interpretaba:
* "Preludio al "Te Deum" de José Elías
"Gallardas del III tono" de J.B. Cabanilles
"Batalla del VI tono" de José Jiménez

En el programa de mano se podía leer: "Rogamos guarden silencio durante el recital. Gracias".  Pero eso no se cumplió. Como la vuelta de Matías y los demás canónigos tardó unos cuantos minutos en producirse, la gente habló y habló, pues era el momento de encontrarse con amigos y conocidos, el instante de los besos y abrazos, así que no presté demasiada atención a la música.

Los once canónigos volvieron en procesión  al coro para asignar a Matías su sitio en él. Fue la primera vez que le  vimos revestido con su hábito canongil: 
Pura, al verlo aparecer,  dijo:
- Oye, pues le queda estupendamente, le queda ni que pintado.

Mientras dos organistas, Francisco J. Udaondo, titulado superior de órgano y organista titular de la parroquia de Ntra. Sra, de Lourdes y David Fernández Guerra, titulado superior de órgano también y profesor de música del IES "Calisto y Melibea" de Santa Marta de Tormes (donde Matías impartió Religión,  interpretaban "Sonata a dos órganos" de G. Piazza.

Delante del sitial que le había sido asignado, y ya sentado Matías en él,  se produjo la aclamación de su padrino mientras los dos órganos barrocos tocaban "Voluntary"de G.F. Haendel. Acabada entonces la ceremonia  don Casimiro inició los aplausos que  impidieron escuchar la buena música que era interpretada por los dos buenos organistas. No creo que estuvieran muy contentos con el ruido y las conversaciones, pero la gente tenía ganas de abrazar y felicitar a Matías,
José Luis, al ver el sitio que le había sido asignado a Matías, dijo:

- Coño, le ha tocado en una esquina, con los sitios que podían haberle tocado... 

Matías me preguntó cuando llegó hasta donde yo me encontraba:


- ¿Te ha gustado el recital? Es que los organistas son buenísimos.
- Pues ni me he fijado, Matías, me he pasado todo el tiempo saludando a unos y otros, le dije.
- Pues no les gusta nada, como es normal, que se hable mientras tocan.

Y alguien dijo:

 -El organista y otra persona que estaba a su lado no hacían más que mirar hacia abajo, con cara de reproche.
- Pues que nos perdonen los organistas en esta ocasión, añadí.

Era el momento de abandonar la Catedral nueva y dirigirnos a una de las salas capitulares de la Catedral vieja donde habían dispuesto unas mesas con múltiples viandas, que excedían con mucho lo que decían los papeles: un pequeño refrigerio.

El grueso de lo expuesto en cada mesa lo componían: jamón, lomo, queso, empanada, queso, tortilla, langostinos, pastelillos... que podías regar con vino o refrescos.  A pesar del entusiasmo con el que iniciamos el refrigerio al final aún quedaba muchísimo género sobre las mesas. Supongo que Matías habrá dispuesto recoger lo sobrante y donarlo a alguna institución.

Fidel para reservar la mesa para nuestro grupo escribió en una servilleta: S.D.B., pero la D no estaba bien perfilada por lo que parecía una O.

Cuando Susan vio las iniciales se le pusieron los ojos a cuadros porque  creyó ver SOB en lugar de SDB;  y es que SOB es una abreviatura americana que se utiliza cuando no se quiere decir una expresión soez: Son Of a Bitch. (Hijo de puta) Y pensó:

- Estos tipos siempre están con guasa y cachondeo, pero creo que en esta ocasión se han pasado.

Hubo que explicarle que no era un O sino una D y que SDB significa: "Salesianos Don Bosco".
Cuando Matías pudo acercarse a nuestra mesa y  hacernos unas fotos. aún revestido con su atuendo y el bonete de canónigo alguien preguntó:
- Oye, Matías, y esto quién lo paga?
- Pues yo, naturalmente.
- ¿Tú? ¡Pero si esto te habrá costado un ojo de la cara!
- Para eso está el dinero.
- Jopé, Matías...


Y Matías, con una sonrisa picara, concluyó: - He ido ahorrando por si llegaba este momento...
En un momento me topé. entre el gentío que se arremolinaba en torno a las mesas con don Santos y don Miguel, párrocos jubilados hace un par de años de las dos parroquias hermanas, Fátima y San Mateo. Santos me dijo:

- Está bien que se elija a gente joven que rejuvenezca la institución y traiga nuevas ideas.

Jesús Dorado se pasó el tiempo invitándonos a que visitáramos su casa de San Martín del Castañar, en la sierra salmantinadonde pasa algunas temporadas, bien mejorando o ideando belenes bien atendiendo su huerta. Nos decía que es un lugar precioso y paradisíaco. Además Jesús apoyaba su invitación con estas palabras.

- Además que es una casa cuyo alquiler pago todo el año y hay que amortizar su utilización. Así que venid cuando queráis y los días que necesitéis.

Fernando Mateos no se encontraba bien. Durante la misa estuve a su lado y ya me explicó que tenía un buen trancazo (no dejó de toser y sonarse la nariz), de modo que una vez finalizada la misa se marchó a casa porque con el frío dijo que estaba gélido. Por eso no aparece en las fotos, pero doy fe de que estaba muy elegante también.
Matías nos dijo que, aunque aún es novicio durante un mes, debe participar ya todos los domingos en la misa capitular precedido del rezo de  Laudes y Tercia, por lo que no podrá decir la misa de 11.30 en su parroquia de Lourdes. Nos dijo que ve incomprensible que siete u ocho curas estén en una misa en la catedral los domingos cuando andamos tan escasos de curas hasta el caso de que hay algunos que atienden hasta seis o siete pueblos. Matías no quiere de ninguna manera abandonar su trabajo pastoral. De modo que la situación pudiera variar o al menos va a ser considerada.


La gente empezó a marcharse y nosotros salimos también por la Puerta de los Carros, donde nos hicimos las últimas fotos, ya con Matías vestido de paisano. Hacía una mañana esplendorosa y nos fuimos unos cuantos por la calle la Rúa hacia la Plaza Mayor caminando tranquilamente, admirando los foráneos la monumentalidad de la zona y la calidad de vida que se respiraba en la ciudad. En la plaza nos tomamos un café sentados en una terraza y acariciados por el solecito que ya empezaba a calentar. En la plaza estuvimos Mariano y Pura con su hija, Miguel con su familia, Germán y Susan, José Luis y Ángela, Fidel y yo.

Hacia las dos y media nos despedimos y Germán, Susan y yo acompañamos a José Luis y Ángela a recoger su coche, que tenían aparcado a pocos metros de la Plaza. Y una vez se fueron, los tres regresamos a nuestras casa caminando tranquilamente.

Fue una mañana fantástica e inolvidable, llena de  felicidad.  Por eso queremos haceros partícipes a todos de nuestra alegría.

Antonio Tavera Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR COMENTAR